Entrevista con Zillah Eisenstein: “La administración Bush utiliza mujeres para hacer la guerra”

Escrito por Judith Muñoz, desde Barcelona

Sobre las implicancias de la participación de mujeres en las torturas de los prisioneros de guerra iraquíes y la necesidad de significar el género, habla Zillah Eisenstein, destacada activista, profesora e investigadora feminista estadounidense,  autora de uno de los texos clásicos del feminismo moderno: “Capitalist Patriarchy and the case for socialist feminism”  (Patriarcado capitalista y feminismo socialista, 1979).
Desde Barcelona, Judith Muñoz comparte con Feministas Tramando esta interesante conversación, en que se relacionan los conceptos de género, raza y guerra.

Profesora de políticas en Ithaca College, Eisenstein ha desarrollado sus estudios articulando clase, jerarquía sexual y raza.  Su  último libro “Sexual Decoys: Gender, Race and War in Imperial Democracy” (Señuelos de género: género, raza y guerra en la democracia imperial), acaba de ser publicado en febrero en Londres.

¿Cómo es Estados Unidos bajo la administración Bush?

Generalmente suelo describir Estados Unidos bajo la administración Bush con una combinación de caracterizaciones: estamos hablando de una democracia neoliberal articulada con una democracia fascista que se caracteriza además por una ideología política patriarcal y racista.

El gobierno de Bush ha eliminado prácticamente todas  las leyes que garantizaban la igualdad de las mujeres con respecto a los hombres y también ha eliminado las leyes de acción afirmativa para la población afro-descendiente. Con el doble pretexto de la garantía para la seguridad y la guerra contra el terrorismo, en Estado Unidos ha aumentado el racismo y la misoginia.

¿Cuál es la situación  del movimiento feminista bajo  la administración Bush y la ofensiva neoconservadora que se vive en USA?

Seguramente la peor consecuencia de la victoria neoliberal conservadora es que una parte del espacio feminista ha sido ocupado por mujeres que tienen una presencia destacada dentro del ámbito republicano como Condoleezza Rice o Karen Hughes. Ellas son figuras femeninas políticamente significadas son  claramente neoliberales y conservadoras. Ellas han ocupado y quitado un espacio político que había sido legitimado por la lucha feminista.

Tú has señalado que la administración Bush ha utilizado la retórica de los derechos de las mujeres para justificar las guerras de Afganistán e Irak…

Sí, quizás la parte más aborrecible y repudiadle en la retórica de Bush es que utiliza el lenguaje y el pretexto de la defensa de los derechos de las mujeres para justificar una política que es absolutamente militarista y agresiva. Quiero subrayar el hecho de que este lenguaje, aparentemente  liberal y favorable a los derechos de las mujeres,  se utiliza para justificar y camuflar una política que mata a las personas todos los días. Hay evidencia que en Afganistán la vida de las mujeres, hoy en día, es peor que antes de la intervención occidental donde un papel central fue jugado por el ejército de los Estados Unidos.

En tus últimos artículos, en especial el que trata de los abusos de las soldado Lyndie England contra prisioneros irakies  (2004) en  la cárcel de Abu  Ghraib utilizas el término “señuelos”  de género ¿nos podrías explicar a qué te refieres con él?

Utilizo el término “señuelo” de género para plantear que en el caso de la humillación sexual en la cárcel de Abu Ghraib,  aunque estemos viendo actuar una mujer que somete a un hombre, esto no tiene nada que ver con el feminismo ni con el hecho de que la protagonista sea una mujer. La administración Bush utiliza mujeres  para hacer la guerra y  después a eso le llama democracia. Estas mujeres pueden estar a la cabeza del estamento militar como Condoleezza Rice  o pueden ser miles de mujeres de color que están luchando en esta guerra en este momento.

Existe la creencia de que Estados Unidos trata a las mujeres como iguales y por tanto supuestamente se piensa que  es  un  país feminista, pero esto no es cierto. Se dice que el feminismo es occidental y generalmente se equipara feminismo con los Estados Unidos, pero actualmente esto no es así.

Me refiero a nuestro estado, a nuestro orden político, a nuestra narrativa política, hay feministas en Estados Unididos pero no tenemos poder…. Aunque si reflexionamos un poco más quizás esto no sea del todo cierto, porque en mi país hay una nueva forma de feminismo que sería el  feminismo neoliberal. Ellas son las que dicen que en Estados Unidos hay democracia para las mujeres.

Sobre la confusión de género que provoca que mujeres blancas “humillen” (no violen) a hombres musulmanes en Irak. ¿Podrías explicarnos esta aparente contradicción en el hecho de que un género normalmente sometido a estas prácticas vejatorias, sea quien las ejecute contra otros?

Lynndie England era una mujer blanca que llevaba a un hombre musulmán atado con una correa al cuello en la cárcel de Abu  Ghraib. Ella era una mujer de clase trabajadora que intentó encontrar un trabajo en Wall-Mart  y no lo pudo conseguir. Con esto quiero decir que England no formaba parte del ejército estadounidense por un tema de igualdad de género, sino por la necesidad de encontrar trabajo. Esto no sirve de excusa para justificar lo que ella hizo que es repugnante y rechazable. Pero  no tenía poder en esta situación, era una actriz en una representación de poder. Ella fue a la cárcel y los verdaderos responsables de Abu Ghraib están libres. Yo no veo ninguna prueba de feminismo en esta situación.

Lo que nos relatas es el tema central de tu nuevo libro, como aún no está disponible en castellano… ¿podrías contarnos un poco más sobre la perspectiva que utilizas?

En el actual escenario de militarismo y capitalismo globalizado, las mujeres están siendo usadas de una manera diferente y específica. También hago una pregunta dirigida a las feministas de todo el mundo, y es que nos preguntemos si la idea de género está cambiando debido al uso que está haciendo  el imperialismo y el militarismo de la idea de female, es decir de la idea de género femenino.

En estos momentos al género femenino se le está dotando de nuevos contenidos y esto no está modificando la idea que teníamos del concepto. Lo que entendíamos por ser una mujer, de hecho podría esta cambiando. Actualmente el mayor número de niños soldados que hay en el mundo son niñas. Tenemos mujeres suicidas que se ponen bombas… tenemos cada vez más mujeres en el ejército… tenemos una militarización cada vez más grande de la vida de las mujeres. Con todos estos cambios: ¿podemos decir que la definición de “género femenino” sigue siendo la misma? Las mujeres se están pareciendo cada vez más a los hombres, mientras que los hombres no se están pareciendo más a las mujeres. Yo no creo que esto sea exactamente así de verdad…. pero a veces me parece que sí lo es.

Para escribir mi último libro observé diferentes situaciones de guerra en todo el mundo y me planteo que si no decimos de entrada qué significa el género, nos encontramos con que el género comienza significar cosas diferentes. Mi argumento político no es decir que el género es menos significativo, sino que ahora necesitamos más al feminismo, con lo cual no quiero decir que exista, o haya existido, un solo feminismo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s